TALENT LATENT 2018

Sonia Espigares

Sevilla, 1987

México
2014

Sonia Espigares viajó a la península de Yucatán durante el 2014. Su idea era evitar las grandes ciudades de México y buscar lugares más recónditos e inexplorados. Era la primera vez que salía de Europa y se enfrentaba a un paisaje distinto al que estaba acostumbrada. Estas imágenes poseen el valor de alguien que se encuentra ante un territorio desconocido y virgen, tal como hicieron los españoles que llegaron allí hace más de cinco siglos. Sin entender bien las coordenadas ni saber con certeza qué se iba a encontrar, deambulaba sin rumbo de pueblo en pueblo oteando circunstancias al azar, atenta a lo inesperado. Cuando viajas lejos te das cuenta de que aquello que somos es una construcción ficticia y accidental. Alejados de nuestro contexto, es cuando descubrimos que ese algo intangible que forma nuestra identidad es realmente lo que nos refuerza y afirma como personas.

Su fotografía es neutra, su objetivo es pasar desapercibida con la cámara, que la realidad se desarrolle como si ella no estuviera. En su trabajo predomina el silencio y la reflexión; su mirada ni juzga ni asevera. Más que como turista, viaja como observadora, atenta a los pormenores, a los detalles cotidianos, a la vida suspendida y la belleza desapercibida. Al volver, las sensaciones son extrañas: las imágenes se han convertido en recuerdos y los recuerdos se han fosilizado en imágenes.