TALENT LATENT 2018

Miren Doiz

Pamplona, 1980

Dejar ir
2018

Entender el trabajo artístico como una continua investigación es quizás el leitmotiv de la obra de Miren Doiz, que usa su estudio como un laboratorio donde crear combustiones que permitan explorar los límites de dos lenguajes aparentemente antagónicos como la pintura y la fotografía. Su objetivo es huir de definiciones y explorar las posibilidades de ambos medios, rastreando vasos comunicantes y espacios solapados donde generar situaciones inéditas que anteponen siempre el hacer a la teoría.

El punto de partida de su trayectoria es la pintura y la intervención espacial, un devenir que la lleva a estar muy atenta a todo lo que observa a su alrededor para mezclar con intuición diferentes impresiones y objetos, entre ellos papeles y cuadernos de colores o revistas encontradas. En su trabajo va saltando con naturalidad de la pared a las tres dimensiones, superando los límites del cuadro-ventana y acercándose a la instalación o la escultura. Su idea es pintar sin pintura, eliminando el gesto o la pincelada. Todo lo que define su obra está en la mirada, en aquello que observamos y asimilamos. De hecho, lo pictórico o lo fotográfico son construcciones mentales que tienen más que ver con el apego a una tradición que con el uso de unos pinceles o una cámara. Sus creaciones se estructuran a partir de una cuidada improvisación, dejando siempre en cada pieza el margen suficiente para mantener frescas las sensaciones y, al mismo tiempo, poder atraparlas.

Web